Bucea por KukupaPunda Productions

miércoles, 1 de octubre de 2014

Entrevistas KuKupas: Pedro de Cos: el eterno observador.

La primera vez que escuché la voz de Pedro de Cos puede que tuviera en torno a los cuatros o cinco años, quizá menos, quién lo sabe a día de hoy. El caso; podría decirse que, en cierto modo, llevo toda mi vida conviviendo con su arte. El casette de "El boneteru" (1993), esa primera referencia del grupo (por antonomasia) más rebelde de Cantabria: "La Humera", no era tan solo una vuelta a las viejas tonadas tradicionales, era algo más, y eso se supo desde el principio, y así se reafirmó con "El milagru de San Ché" (1995) y con el venerado (al menos por mi) "Raï" (1999).
Era un grupo de otra pasta, y detrás de todo aquél "tinglau", aporreando sistemáticamente el tambor, coreando himnos demoníacos y bolcheviques estaba Pedro. La curiosidad me picó desde la primera escucha, y desde ese momento fue un momento de semi-obsesión, de intensa búsqueda de este personaje de la mitología cántabra. Y el hecho es que, casi dos décadas después (o sin el casi) me hallo entrevistando a un señor que un día dejó el valle de Cabuérniga (Cant) para embarcarse en un sinfín de proyectos en la ciudad condal. Sin duda, un tipo tan cultivado y emprendedor como él no podía fracasar en su viaje.

Carátula de "El milagru de San Ché" (1995)




KUKUPAPUNDA: ¿Cuál es la principal diferencia de vivir en  el interior de una región tan arcaica y conservadora como Cantabria y en una urbe tan cosmopolita como es Barcelona? 

PEDRO DE COS:  Barcelona es un caos divertidísimo. Son lugares muy distintos con diferentes códigos. Mientras que en Barcelona, del trabajo a casa es muy difícil encontrarse dos personas parejas, Cantabria es un entorno en el que, por lo general, coincides culturalmente con todos. En Bcn se convive en un mismo espacio de una manera alocada. Es cierto que en Cantabria se come y se bebe muy bien, pero encontramos limitaciones. (Insiste) Culturas muy diferenciadas. Por ejemplo, los cántabros tenemos fama de bruscos, parece como si siempre estuviesemos enfadados, un ejemplo es el elevado empleo de palabras malsonantes a diferencia de Catalunya, donde se habla quizá de un modo más educado. En Cantabria hay cultura de bar, de tomar "los blancos", en Barcelona los bares son un rollo, no hay esa cultura. No es ni mejor ni peor, simplemente es muy distinto. Hay que conocer mundo.

KUKUPA PUNDA: ¿Qué diferencias hay entre aquel "Mancu de Selores" de la era Humera y el Pedro actual?

PEDRO DE COS: Si se encontrasen para tomar algo tendrían muchas cosas que decirse, aunque la esencia es la misma. En aquel momento, en el norte, podías crear algo con personalidad propia dentro de un pequeño espacio. Si, pero el mundo ha cambiado. Ahora no es algo tan cerrado. Antes era un producto para un público limitado, en los 90 aún no estaba tan asentada ésta cultura actual de lo global. 
La diversidad ya no es un hecho diferenciador en el ámbito de la música. Es decir, ya no importan esas etiquetas de antes (música catalana, cántabra, africana). El Pedro de antes era más activista, el Pedro de la actualidad es más observador. Antes, dentro de la música tradicional, de la cultura cántabra se podía construír más fácilmente un lenguaje. Actualmente estoy más fuera de la cuestión territorial, no me centro en lo que ocurre en Catalunya, le doy la misma importancia que algo que viene de Vigo o de Minnesota.

















Pedro en una foto de mediados de los 90, durante un concierto

KKP:
  1 Escritor: PDC: ¿Puedo decirte tres? Bueno, en realidad te diré cuatro: Nietzsche, Albert Camus, Tamte y Jose Luis Borges.
1 Filósofo: Shakespeare o Cervantes. Pueden no ser considerados filósofos como tal, pero me quedo con su pensamiento, fueron unos completos revolucionarios
1 Religioso: Brian (de La vida de Brian).
1 Político:  Aunque discrepo en varios aspectos con él me quedaría con el presidente Múgica (Uruguay), principalmente por dos cosas que dijo: Por ejemplo, durante sus trece años de cautiverio hablaba con los bichos (que más tarde se comía) con el fin de no volverse loco, lo cuál me parece algo muy sensato, pues muchas veces es preferible hablar con los insectos que con los humanos. Otro aspecto por el que me gusta es porque vive dentro de la realidad, prefirió vivir en su casa de toda la vida antes que en el palacio presidencial, y eso dice mucho.
1 Músico:  La música, a diferencia por ejemplo de la literatura, tiene un problema, y es que no es algo tangible. No es acotable, es una cuestión abstracta. Una canción, de hecho, puede tener mensajes muy diferentes según el espectador. Yo entiendo la música como un vehículo, la capacidad de contar algo. Para mi no es mejor músico el que mejor toca o el mejor conoce el pentagrama sino quien es capaz de transmitir, por eso siempre he admirado grupos como Los Ramones, Eskorbuto o por ejemplo, a Jimmy Hendrix. Puede que no tendrían ni puta idea de tocar, pero el mensaje, la identificación con lo que ellos sentían es lo que desde joven me ha hecho estar unido a ellos.

KKP: Resume brevemente tu último proyecto: Plonk! Estudios 

PDC: Plonk! es un proyecto de activismo ligado a la música experimental (un terreno, por cierto, muy complicado). Pero para llegar a esto hay que remontarse a mis inicios en Barcelona. He dirigido dos centros públicos relacionados siempre con el arte. Como actualmente el ámbito público ha desaparecido prácticamente de la vida artística en los últimos años, planteé la posibilidad de crear un espacio de trabajo público, un lugar donde puedas llegar y nosotros facilitarte una gestión de recursos. Digamos que la gestión cultural en los últimos tiempos, tan jodidos, ha gripado. Ahora me encuentro más centrado en la capa técnica, en lo tocante al sonido, audiovisuales, etc. Es parte de activismo cultural y parte de mercado (si es que ha existido mercado alguna vez en este campo).
Por eso ahora Plonk! Estudios está en una fase de observación, por así decirlo. El mercado está muy jodido y estamos parados, estoy trabajando en otras historias. Pero Plonk!, sin duda, volverá.














Logo de Plonk! Estudios (uno de los actuales proyectos de Pedro).


KKP: Con el paso del tiempo, ¿Qué lugar le gustaría ocupar a Pedro de Cos dentro de este vil mundo de competitividad y "titulitis"?

PDC: Es cierto que hoy en día te piden un título para todo. Yo nunca quise eso. Soy autodidacta.  Había chicas muy guapas, las drogas eran como una agencia de viajs y el Rock & Roll fluía por todos los bares. Nunca me llamaron demasiado esos funcionarios amargados de los que tomar apuntes. 
¿Lugar? Ninguno. Quizá me gustaría un lugar en el infierno. Dejémonos fluir, como diría Heráclito: "La vida fluye como los rios, y nadie puede bañarse dos veces en la misma agua". Aunque también es verdad que a veces la cagas, y de eso hay que aprender. Hay que aprender constantemente. La vida es un viaje en el que sigo estudiando a diario.

KKP: De todos los géneros musicales que has saboreado ¿Cuál es para ti el más agradecido? ¿Y el más opaco?

PDC: Eso de un género para tan sólo un grupo determinado de personas es un rollo. Hay mucho mamoneo en el mundo de la música. Los patrones son aburridos en todos los ámbitos, tanto en géneros como el folk de raíz como el estricto Hip Hop, por ejemplo. Hay que soltar lo que se nos pase por la cabeza, transmitir, volviendo a la pregunta de antes. Hay que evitar ir de guay, ser el que más guste a las chicas o, en definitiva, ser el jefe de toda la Tribu. Vuelvo a lo de antes, ese concepto de música como vehículo. Citando a Evaristo (de La Polla): "No somos nada", hay que evitar las etiquetas y encasillarse.

KKP: Una ráfaga (cual AK47) de preguntas: ¿Qué tiene La Humera de Mesías? ¿Está sobrevalorada? ¿Cuál es, en definitiva, tu recuerdo de aquella época? Y, lo más importante. ¿Podrán ver nuestros ojos un reencuentro?

PDC: Me remito a lo que decíamos en los últimos conciertos. Es vuestra imaginación la que creó a La Humera. Nunca nos hemos ido, nunca hubo un adiós. Ha sido todo una mala pasada de la imaginación de la gente. Fuimos capaces de generar un caos mental en la población, aunque, por supuesto, dependía de la hora y el lugar. 
¿Un revival? No. Es algo que sucedió en un momento determinado, es decir, tuvo su lugar en la historia. No tendría mucho sentido juntarse de nuevo. Lo primero por que, si nos encontrasemos no nos sabriamos ni las canciones (Risas).
He tenido muchas anécdotas de gente que disfrutó con La Humera, incluso he conocido gente aquí en Barcelona que vivió (en extrañas circunstancias) directos de La Humera allí en Cantabria, y así quedará, como una leyenda, como algo que sucedió.

KKP: Kukupa es un proyecto desde el cual invitamos abiertamente a mucha gente a que se vayan a tomar por culo. ¿A quién mandarías tú?

PDC: Yo mandaría a tomar por culo a ese personaje que no arriesga. A quien se mete en su agujerito esperando la salvación mientras otros hacen el trabajo por él. Me da miedo regresar a un lugar mediocre. 
A los que no dan la cara en momentos como éste (y no tiene por qué ser salir a las calles a manifestarse, precisamente), a los que están a la espera de que todo acabe sin un rasguño. A todos esos mandaría a tomar por culo.

KKP: Recordando el tema de La Humera "La piedra de la risa". En Kukupa siempre hemos planteado a nuestros invitados el debate: Droga y arte ¿Son directamente proporcionales?

PDC: No, rotundo. Pero veamos, el arte no es algo alejado de la sociedad (aunque haya quien se empeñe en lo contrario). Lo que hay es una relación entre las drogas y la sociedad, que es diferente. 
Las drogas se han utilizado como un elemento de pacificación social. No es un factor determinante en el arte. La droga está ahí, y condiciona el contexto en el cuál creas. Te abre otras posibilidades, eso si es cierto, pero no es un factor determinante. Eso si, hay que acabar con los viejos mitos como "Subir al escenario pedo". Si subes pedo al escenario lo único que puede pasar es que te caigas de él. Al escenario hay que ir sobrio, eso sería lo mejor. 
Lo que si quizá sea mejor es ir puesto hasta las patas para ver algo, (véase el caso de la música electrónica). Aunque todo hay que decirlo, la droga más dura es la religión, la más adictiva y degenerativa, y contra esa aun no hay cura.















Pedro de Cos en una foto de la actualidad (precisamente de hoy).


Después de dos horas de charla por Skype, descubrimos que era un día laborable y había cosas que hacer, (si no aquí seguíamos). Quedaron un par o tres preguntas por hacer, pero en realidad no hubieran sido de vital importancia. Ha quedado bien claro quien sigue siendo Pedro de Cos, (El Mancu de Selores, Pedro "Martillo" de Cos, Lucifer de Cos o como sea el su "llamatu"), y es un innovador, alguien que piensa por sí mismo y no porque se lo digan, un hombre cargado de cultura por los cuatro costados. Amante de la buena música, literatura, cine (vamos, lo que se lleva en este país). Es decir, un personaje kukupo. Un kukupo de pies a cabezas a los que deseamos la mejor de las suertes (si es que eso del azar existe) sea en Barcelona o en Burkina Faso. Todo lo que diga de él va a ser subjetivo así que es mejor que saquéis vuestras propias reflexiones a través de sus palabras.
Yo me quedo con una frase suya con la que me voy, inquieto,  a dormir: "La vida es un viaje en el que sigo estudiando a diario."
Pendiente ha quedado una quedada en algún lugar entre Campoo y Cabuérniga, en el que poder berrear como venaos de esta vida que somos. 
Como recomendación suya a todos vosotros, oh feligreses kukupos, queda un tema de la artista Kate Tempest: "Cannibal Kids". (Yo ya lo he catao y merece la pena, de verdad).



















Aquí va un enlace de uno de mis temas preferidos de aquella Humera:

(No me lo deja poner bien, y ya estoy cansu)

Saludos de Serdrës

https://www.youtube.com/watch?v=vxTd3CpipAc


  








2 comentarios: